domingo, 20 de mayo de 2018

El regreso de la muerta viviente

¡¡Seeeeee!!! ¡¡más de dos meses y recordé que tenía blog!!
¡¡Nuevo récord!!! 
¿cómo les va con la vida, amables parroquianos que aún pasan por este olvidado rincón de la internerdssss?
Espero estén todos rebosantes de buena salud,  tanto física como mental, rodeados de ponicornios, flores, colores, gatitos y cerveza, como Crom manda.

Por mi parte comenzaré con el extraño ejercicio de vomitar mis aventuras en este pobre blog.
Por el lado familiar el retoño preadolescente sigue con algunos cambios de humor considerables, pero es perfectamente aceptable... o sea, recuerdo que a los 12 años quería que Godzilla nos matara a todos de una bendita y buena vez por todas, pero él no llega ni a una cuarta parte de mi actitud... o sea, estamos regio con eso. En la escuela ha avanzado mucho en guitarra, ya tuvo su primera presentación formal, posiblemente le toque dentro de este año dar su primera audición en solitario... lo disfruta, hay frutos de su entusiasmo, la vida no puede ser mejor en tal aspecto. 
Y del resto del desafío académico, está bastante bien, no lo presionamos, es un poco-bastante vago, lo apoyamos con lo que realmente le cuesta y salva la dignidad con pocos feriados en su calendario... nada mal la verdad.
El husbando 3D (a.k.a. sr. esclavo, a.k.a. sr. esposo) no logra conectarse espiritualmente con el PS4 aún, pero culpo al cansancio de la vida cotidiana. No es que haya envejecido tanto que le quedara grande la consola... ¿verdad??
Mis gatos siguen siendo malvados, mis perros estúpidos, el abueloco (el perro más viejo) tiene cataratas en ambos ojos pero tiene una energía que ya la quisiera tener un lunes por la mañana... y un martes, miércoles, jueves, viernes, sábado y domingo... y el resto de mi vida... o sea, todo en equilibrio también con los peludos.

Ahora, la protagonista de este cómic malo, la heroína sin mascota mágica interdimensional que pasó las tres décadas hace años ya (inserte saludo con la mano alzada como miss de concurso)
Han sido estos unos meses bieeen movidos, activos desde lo laboral y lo aghtístico.
He conocido a  más y más gente con el vicio, dibujólicos compulsivos que dan tanto asco como yo. Buena gente. 
No diré que he cultivado amistades porque eso sería una mentira. Y una de las gordas. Pero si he mantenido un trato cordial a lo largo de los últimos meses con gente nueva, y eso es mucho decir para mi, así es que acá estoy, espero mi premio. ¿dónde está mi premio?!

Y dentro de esto, hice algo que fue nuevo nuevo nuevo, un taller de varias sesiones con un resultado final expuesto y una certificación al cierre de que enseñé algo ¿útil? a los asistentes.
Un poco antes dí un taller en la ULS dónde pensé que había matado del aburrimiento a los concurrentes (es que tenía muuuuuucha teoría, mucha) y no sabía cuándo podría aparecer un taller salvaje nuevo por ahí, pero llegó y mucho más pronto de lo que podía imaginar. 
Me encargaron propuesta, la hice titubeando si pegaría  y si, fue aceptada. 
Cuatro muchachos cayeron, y ¡sorpresa! tenía dos reincidentes de talleres pasados, quién lo diría... yo creo que están locos.
Y a lo largo de dos semanas trabajamos a pesar de algunos inconvenientes (algún día quizás escriba un penoso post de cómo no se respeta al aghtista pobre de circo de mala muerte... de verdad, no hay respeto por el trabajador independiente y subversivo que no quiere ir con los cánones impuestos por esta sociedad cuadrada y pues bueno, creo que ya lo hice....) y salió todo mejor que bien finalmente, tengo fotos del proceso que compartiré por acá sólo porque estoy feliz de que mis niñitos quedaran conformes con ese pequeño viaje que rindió tanto al final.

Comenzando en la primera sesión, decidiendo personajes para trabajar



Acá estuvimos en otro recinto trabajando, la luz natural llegaba de un modo maravilloso allí

Última sesión, acabando la lámina final con una mezcla de vértigo, estrés y alegría.

El día de la certificación, de los talleres "Retrato en acuarela", "Perspectiva aplicada" y "Creación de personajes", el último dictado adivinen por quién






Y esta foto la cogí de la página de Frijol Mágico (organizadores de los talleres),  no me la atribuyo, pero la pongo porque salgo con dos de mis alumnos y me veo fabulosa. En serio, no soy amiga de mi efigie captada en foto, pero caramba, déjenme revolcar en mi vanidad, aún haciendo el loco, que tampoco sé actuar de otra manera.
 Y eso es todo por ahora, siento que era lo más entretenido para contar esta vez, tengo mucho más material como aquello de que no hay respeto pa'l aghtista pobre, detengan a las fujoshis a las entradas de los cines, mi gata desea verme muerta o como asumir que el otro mes ya estoy de cumple y más... pero quizás me anime a actualizar antes de dos meses, hay que ser optimista!
Y si quieren ver mis monitos (dibujos, que ilustración me queda grande) visítenme en el Instagram.

miércoles, 28 de febrero de 2018

Veranito ya te vas

Bueno, en estricto rigor la estación dura hasta el 21 de marzo, pero si lo miramos de la perspectiva estudiantil se acaban las vacaciones de verano entre esta y la próxima semana... pues si, veranito, ya te vas a la...!!!

Qué tal, parroquianos?
Regreso nuevamente a bloglandia, ad portas del comienzo de la congestión vehicular, madrugar de lunes a viernes, pago de mensualidades, y todas esas cosas muy gratas de la vida adulta, no para hacer comentarios irónicos sobre la responsabilidad que conlleva ser un humando medianamente funcional, nooooooo (????), sino para presumir algunas cosas monas y contar el último evento de ilustración en que estuve.

Primero, las cosas monas.

Resulta que un día tuve una idea buena (y así llegó el hecatombe y el fin del mundo, acabó rápido la historia, no mentira) y armamos en un grupo local de intercambio de manualidades una junta-picnic y recibí este hermoso conejito amigurumi hecho por la sequísima Andrea
Si, se ve bien al lado de los otros chiquillos, todos combinan como adolescentes coreanos.
(yo llevé un collar con camafeo con gato pero olvidé registrarlo)

Y una buena amiga me obsequió a estas hermosuras de Silvanian Family 
Y si, ellas están con las monadas de menor tamaño en el librero, es una familia de lo más variopinta, no?

¿ven que no es tan malo crecer?

Y ahora el evento. 
La verdad es que tomé fotos malísimas tanto con el teléfono como con la cámara, pero bueno, no es como que lleve los mejores registros a decir verdad. Por el contrario, a veces, incluso olvido hacer malas fotos!!
Pero esta vez me concentré en las fotos conmemorativas del taller que dicté en el evento. Lo destacable, es que es la primera vez que tengo tantos alumnos de una vez (8 almas, espero me hayan entendido)

Y como se ve en la segunda foto, trabajamos con modelo. Al principio estaban complicadísimos, pero después de unas tres láminas al fin se soltaron y comenzaron a relajarse y entender que no puedes hacer algo perfecto a la primera, sino ¡no tomarían un taller con una zopenca como yo!

Debo añadir que ví un video de los organizadores de mientras explicaba algunas cosas y tuve la súbita convicción de que estoy envejeciendo... y no, no sólo por las gafas, no, es que tengo no sé, el aura de vieja de mierda... quizás exista una patología siquiátrica, el estado de viejimierdismo, qué sé yo... no sé por qué nadie me lo dijo antes, snif.

Pero excluyendo mi ancianidad, estuvo buenísimo todo, música de diversas bandas, colegas ultra talentosos, gente simpática... en resumen, espectacular.
Y ese es mi reporte veraniego, me prepararé sicologicamente para llevar a nuestro hobbit a Mordor la próxima semana. Ya volveré otro día por aquí, saludos cordiales, terrícolas!


martes, 30 de enero de 2018

Llegó el viejazo

...y para quedarse!!

¿Cómo les trata la vida, pequeñitos?
Espero que espectacular. Acá en la comarca (cuarta región de Chile, costa) el verano me tiene anhelando el otoño-invierno con delirio a causa del calor. No me gusta el veranito en definitiva.
Trás el informe meteorológico que nadie pidió, mi verborrea sobre el título de la entrada.
Resulta que hace ya varios meses el venerable señor chófer, a.k.a. sr. esposo me venía mencionando que para leer me alejaba mucho el libro en cuestión, misma acción  al revisar el teléfono... y pues yo como adulta responsable de mi salud sencillamente lo ignoraba. Hasta que empezaron los dolores de cabeza... motivo por el que tomé la terapéutica acción de leer solo de día y de preferencia con luz natural. Pasaba el tiempo y al dibujar lo mismo, al editar frente a la pantalla del pc.. sin contar el ardor en los ojos y molestias varias. 
Nada que hacer, reservé consulta con el oftalmólogo con la estúpida, pueril, imbécil, ¿dije estúpida? ilusión de que me dejaran gafas para trabajar..... error, gafas permanentes. 
Y gotas, también permanentes, no olvidemos las gotas.

Puse cara de impacto como la Soraya cuando grita:
"¡¿qué haces besando a la lisiada?!"

Pero de poco me sirvió, el veterinario dijo que mis ojos estaban medios malitos, sobre todo el izquierdo... y que todo era permanente y regresara dentro de un año.

En medio de un ataque de incredulidad y risa histérica-nerviosa-imbécil partí mi periplo de óptica en óptica buscando algo apto para el bolsillo de una paaaavreh aspirante a aghtista autosolvente en este mundo cruel y que también fuera bonito, pos obvio, no iba a comprar algo que rompiera la armonía de mi maravilloso style (alo, fashion police)

Ya, logré quedar conforme con una tienda, y ahora soy propietaria de dos lindos pares de gafas que debo usar desde que despierto hasta que me voy a dormir por el resto de mi bendita vida... ven cómo era importante que las porquerías fueran lindas??? (además de ser una perra vanidosa, vamos).

Al primer momento de uso me dio pavor la sensación de vértigo de mirar al suelo de pronto (admito que tampoco fue muy inteligente de mi parte haber usado zapatos con altura...), pero después de caminar y mirar hacia todas partes descubrí dos cosas:

a) la ciudad está asquerosamente sucia.
b) realmente no veía un carajo!! ahora todo era claro y definido, aún a la distancia. (si, soy más tonta de lo que parezco inicialmente cada vez que admito algo nuevo)

Realmente era como esa publicidad de producto de tevé-tienda o tele mercado o derechamente Antena 3 Directo, los lentes de sol HD vision aviator!!
Atroz, estaba más cegatona que Mister Magoo y no lo había notado.

Y recuerda las gotas?
Resulta que cuando estoy muy concentrada en algo (o sea, muchas veces al día) no parpadeo y pues..... las gotas son lubricante!! y son la luz... es super agradable la sensación refrescante luego de usarlas, que deben ser 3 veces por día. Si, amigos, si ni siquiera parpadeo que es algo supuestamente instintivo... siento que no soy muy compatible con la vida.
Como cuando salgo de la casa y empiezo a estornudar a la mínima brisa porque le tengo alergia a muchas plantas.
O cuando debo revisar los ingredientes de cualquier medicamento porque también puedo tener alergia a un componente.
Es dura la vida.
(y luego vino una amiga a recordarme mis treinta y tantas primaveras... y así llegó el momento de la friega con el carnet)
 
Snif.

Retrato donde aparece vuestra servidora con las gafas más cool

Los instrumentos de tortua: arriba los más normales y abajo los retro.




lunes, 15 de enero de 2018

Llegó el momento de presumir

Hola nuevamente, amiguitos.
Ahora si tengo fotos más cheveres de lo que me dejó el don Satán, digo, don Santa estas navidades pasadas y un paquetito que llegó hace horas atrás y de algún modo corre como obsequio de las visperas también.
Primero primero primero, lo que traía el paquete en cuestión: un nendroid de YOI muuuy fotogénico.



Sip, el regalo ideal para nerds avanzados. Yuri con el traje del programa corto. Tres expresiones, dos cabellos y muchas manos intercambiables con accesorios como katsudon y teléfono, y obvio, los lentes :)
Durante el año espero me llegue un Victor, jo jo jo jo.

Y ahora otros regalitos muy guapos y ñoños que me dieron amigos:

Primera foto: tazón felino, gomas de borrar de pareja de osos, aros de calacas dulzonas y colgante de gato atigrado. Segunda foto: set de papelería gatuno HERMOSO.


Y otro que no es regalin, pero lo pillé ayer y obvio, me lo traje a casa...


 Siendo honesta, tengo dos libros más con las obras de Gustav Klimt, peeeeeeeero, para que no piensen que soy una cerda cosumista, en mi defensa mis formatos son de los pequeños de Taschen, en tanto este aventaja mucho en tamaño y se puede apreciar mejor muchos detalles. Suena convincente, no? Además por el precio, no era para titubear (un poco más de 3 dólares)
La edición es francesa y corresponde al año 1983, o sea, apenas un poco mayor que vuestra servidora.
¡pura juventud lozana, casi infante! (deja de hacer el redículo y toma tus medicamentos, loca de patio) 
Y esta ha sido mi super entrada donde rindo culto al hednismo y dejo sentado de manera contundente que cosas buenas le pasan a la gente mala (??)
Me retiro por ahora, au revoir!


viernes, 12 de enero de 2018

Lo que dejó el pasado fin de año.

Qué tal, amiguitos de este sucio, polvoriento y semi olvidado rincón de estos sitios llenos de cosas ñoñas?
Espero vuestro fin de año 2017 estuviera repleto de cosas buenas y poco estrés... bueno, lo del estrés es poco probable, así es que al menos que recibieran buenos obsequios, algo es algo, no?

De la voz en off, o sea yo, les contaré que nuevamente salvé con vida y casi ilesa de este ciclo ya acabado. Nuestro retoño logró pasar de curso (de edad está gigante, es todo un preadolescente con cambios de humor brutales en 10 segundos, pero sigue pareciendo pollo chico porque es pigmeo como los hobbits que tiene por padres) a duras penas, pero son detalles, igual el viejo barbón de rojo y renos le trajo lo que quería por navidad... seeee, el señor marido (a.k.a. señor esclavo) y yo somos pésimos padres, pero al carajo, las notas no son el mejor indicador de nada, además tiene otros méritos, el año que acaba de pasar comenzó a tocar la guitarra eléctrica en serio y tuvo su primera presentación en noviembre, también tuvo varias presentaciones con el coro y hay que decir que si que se toma en serio todo eso! entonces, ¿cómo no le vamos a mimar?
El fin de año también nos dejó el haber conocido a una rescatada precisamente por el niño rata, estuvo unas 3 semanas con nosotros y era encantadora, dueña de un carisma increíble... pero como rescatada que era, tuvo que partir a su hogar definitivo donde sabemos la llenan de amor.
Una historia con final feliz, como debe ser, como está escrito en no sé donde, como predijo Nostradamus (??)....

Por otra parte, he dibujado/pintado mucho, de a de veritas. En diciembre me motivé y comencé con cosas nuevas como destino de mis monitos y resultó bien, con ese estímulo a favor del bolsillo, pues cómo no motivarse, después de todo, el efectivo igual tiene un lamentablemente muy importante peso en nuestras vidas (sobre todo cuando tienes un hijo humano, otros varios de cuatro patas y te gusta comprar cosas estúpidas pero que necesitas para vivir)

Instagram ha sido un sitio interesante en el que aún no me muevo bien, pero como decíamos despectivamente en la universidad con unos compañeros "tiene buen lejos" (seeee, éramos -sigo siendo yo al menos- unos soberanos hijos de....)


El único detalle es que después agonizo pateticamente a la hora de escanear y editar, pero bueno, es un efecto colateral de conseguir lana creyéndose aghtista (claro, eeeeella, la vida bohemiaaaa, eeeeellaaaaa, la alternativa indie y bla bla bla)
Igual estoy conforme con lo que me han dejado los últimos meses, no me quejo.
Y sigo pasando la mayor parte de mi vida alejada del mundo en la comarca... podemos decir, entonces, que el mal ha triunfado nuevamente, muajajajajajajajajajajajaja (worst main character ever)

Y eso, quería presumir mis regalos nerds y kawaiis de navidad pero las fotos quedaron maaaaaaaaaaaaaaaaalas. Además el más espectacular de todos llega este lunes, así es que mejor cuando esté acá hago la entrada donde presumo que la gente mala obtiene cosas buenas (que edificante triunfo de la virtud, a que no?)

Y eso es todo amiguitos, le tengo afecto al blog y sé que hay seres que pasan a leer en vez de ver un capítulo de algo corto como We Bare Bears o Clarence... y se los agradezco, yo preferiría ver a los osos :D

Hasta pronto!


sábado, 23 de diciembre de 2017

Cinco años junto a Sasha

Un día como hoy hace cinco años la suerte y un descriteriado pedazo de mierda abandonador de animales, pusieron en mi camino, literlamente, a la pequeña Sasha junto a todos sus hermanos. Desde entonces ha sido nuestra otra hija, la tuerta de cuatro patas, mala, gruñona, sucia, antipática, ronroneadora, ladrona, encantadora, odiadora-de-gatos, cariñosa... tantas cosas, hija... tantas. 
Esperamos sigas cumpliendo muchísimos años más a nuestro lado, aunque odies a tus compañeros felinos y hasta al retoño humano en ocasiones. 
Feliz cumpleaños, pequeña. 
Comi diría el conejo grande de "Guess how much I love you": te queremos de aquí a la luna y de vuelta.

martes, 28 de noviembre de 2017

Antes que me pille diciembre D:

Regreso nuevamente a este reducto de viejas glorias internetianas... en un esfuerzo sobrehumano por procrastinar. 
Pues si, soy de lo peor.
La verdad es que estos meses han sido brutales, mucho qué hacer por dónde se mire, creo que envejecí otro par de años desde mi último cumple, jajajajaja, mis animales se comportan fatal, la familia humana sobrevive también como puede al fin de año (se escucha de fondo un grito femenino histérico) y yo... yo me arrastro decidiendo qué hacer o no hacer.
En este preciso instante tengo suspendidos los talleres porque no me da el tiempo. Pero he dibujado mucho mucho mucho mucho y completé el Inktober a tiempo, así es que creo que tampoco lo he hecho tan mal.
También hemos visto anime (aprovechando lo que trae Netflix, que algún día lograré contratar Crunchyroll, pero por ahora es lo que hay...) y he decidido que Hunk de Voltron es mi espiritu animal. Tampoco es que como el tiempo sólo se haya pasado entre responsabilidades bárbaras y rígidas... es sólo que se siente el paso del tiempo un poco más... nuestro cachorro humano tiene un finde super intenso por el área musical y con el sr. esclavo (a.k.a. sr. esposo o venerable chofer) ya tenemos algunas neuronas fundidas porque las actividades no paran, lo que por una parte es glorioso pero también es un extra sobre lo académico tanto musical como tradicional. Pero de algún modo, con un vaso de cerveza o una copa de vino en la mano y un gato ronroneando cerca, sobreviviremos!! (o moriremos miserablemente en el intento, quién sabe a estas alturas de la vida)

Por acá algunas postales de estos meses














Si, pura primavera. Este año estuvo brutal. Pero las flores estaban bellísimas por todas partes aunque pasé dopada varias semanas porque cada vez que pisaba fuera del agujero hobbit el polen me destruía en segundos.

También he tenido un par de hermosos swaps, pero las fotos con el teléfono son fatales... lo mismo que con los libros que he adquirido, es un mal hábito hacer fotos con el teléfono :(

Y eso es todo por ahora. Espero   no dejar botado esto en diciembre que es cuando mola más aún.
Y si quieren ver mis monos (a.k.a. dibujos) en Instagram están en calidad FATAL, pero están.

sábado, 16 de septiembre de 2017

Me pilló sedtiembre y yo sin actualizar

Qué tal, queridos y venerados parroquianos de este extraño sitio llamado blog, espero la vida les trate bien, lo que es a mi, pues he de decir que cosas buenas le pasan a  la gente mala (creo que esto lo he dicho una barbaridad de veces en honor a la verdad) y finalmente me contactaron para el evento de ilustración que en la entrada anterior dije no me habían aceptado.... cuekk! pero lo bonito y lo importante es que en diez días estuve como loca editando, imprimiendo y cortando stickers y cosas por el estilo y al final la feria salió cool (igual que la vez anterior) y pude intercambiar mercancia con algunos colegas y a otros les compre algunas cosas guapas a las que no les he tomado foto y pues ciertamente soy una completa idiota por notar ese elemento cuando ya inicié la entrada... qué se le hará, digamos que es la edad, que hace estragos con mi frágil mente (?) (además creo que he olvidado cosas infinitamente más importantes.... como esa divertida vez en que envié los papeles para aplazar el pago de mi préstamo universitario.... siii, fue super gracioso, recuerdo el sudor frío que me recorría la espalda cada vez que revisaba el número de seguimiento en la página de Correos a ver si se habían recepcionado adecuadamente dichos documentos o si es que tendría que vender mis córneas para pagar de una vez mi deuda de chilena promedio con esa malhadada ocurrencia de ir a la universidad en mis días de juventud y creo que estoy divagando violentamente y mejor dejaremos este tema hasta acá porque lo recuerdo y me da acidez estomacal... en resumidas cuentas, no, no fue gracioso)

Por otra parte en cuanto a las cosas entretenidas de la vida (¡que no todo es el crédito universitario, ni el colegio del retoño o el veterinario e los animales, no!) participé en un swap con mi grupo antiguo, envié un dibujillo de una gatas en un día de picnic. Apuesto que nadie vió venir la parte en que figuraban gatas.

Las fotos apestan, son un mix de fotografías pésimamente tomadas con cámara y con un teléfono, no me juzguen.

Pasando por alto las porquerías del fondo como un cuchillo o una boleta... la lámina de las gatas enmarcada, tecitos, lana (la chica a quien iba el swap es tejedora) y se ve una libreta muy mona con otro gato ( también iba un choco y stickers, pero quedaron fuera de la foto)

Las gatas de picnic cuando acababa de terminarlas.




Y acá está lo que yo recibí en este intercambio, de manos de la seca Ada cuya tienda de piezas de cerámicas artesanales está Instagram

Collar con colgante runa, aros bellísimos y gatito de cerámica porta anillos. La runa también es de cerámica.

Tecitos y choco.

Libretita y materiales para bisutería (si, ya me hice unos aros)




 Para la víspera de Jalogüin me toca otro intercambio, prometo tener fotos decentes de aquel.


jueves, 3 de agosto de 2017

Rom contra el volcán

...o debería decir, contra la tecnología y la modernidá...
Siiii, el blog sigue vivo, ¡ooooohhh! la verdad es que esté invierno ha estado terrible y esta mala mujer no soporta estar mucho tiempo frente al computador, pues siente una necesidad biológica de meterse a la cama con un café humeante a ver capítulos realmente viejos de CSI.

¿qué tal amigos parroquianos?
¿Sigue algún alma en pie en este reducto de los escritos locos de la web que no sean parte de malvadas redes sociales más masivas? Si es así, hola o bienvenido, según sea el caso.

Les cuento que mis niveles de misantropía siguen "normales" como contaba anteriormente (sobre todo como respuesta a hostilidades gratuitas a mi maravillosa persona, vamos, que soy un regalo de Crom al mundo, eso se sabe!), a pesar de ello sigo dando talleres de vez en cuando (la necesidad tiene cara de hereje, ay!) y si sale algún evento, sea bazar de diseño o cosa por el estilo, me apunto también (aunque postulé a un evento de ilustración y NO QUEDÉ, me destruyó el autoestima a tal nivel que busqué ayuda en la palabra de Coehlo e inspiración en las melodías de Arjona............... se la creyeron!, no, sólo caí en la bebida... mentira, ahí caigo en todo estado de ánimo -no soy un ejemplo a seguir, eso está más que claro).

Y luego de toda esta verborrea absurda e inútil, a lo que va el título de la entrada: he osado adentrarme en nuevas tierras y he hecho una cuenta de Instagram.


Si, eso, me hice un insta. "pero y...???" pensarán ustedes.
Pues sucede que hace como 8 años hice el facebook de mi laburo (que no tengo cuenta personal, sólo esa) y aún no sé muy bien como se maneja el asunto. 
Así es que es todo un mundo nuevo esto del insta. 
¿y para qué lo hice, si claramente representa una molestia tal como hemorroides montando una bicicleta? Pues porque amigos buenos pa'l lápiz me lo recomendaron como una suerte de portafolio express y popular... y si, la calidad de imagen es fatal, peor que facebook, pero si, se ve bien de lejos, y lo hice y para ello uso una tablet a la que también odio con todo mi ser (en serio, con suerte pasé de mi difunto pc de escritorio a notebook), o sea, odio todo a lo que no esté más o menos acostumbrada.
Si, eso me convierte derechamente en una VIEJA DE MIERDA. Lo acepto, me declaro culpable, al cuerno, quiero ver Dragon Ball y grabar los capítulos en el VHS y luego poner el vinilo de George Michael que encontré en la feria de las pulgas en el tocadiscos del equipo de música (esta es la parte en que me tiro al piso gritando y entran los enfermeros y me pasan una cerveza y vuelvo a mis cabales y me preparo un café y pongo un anime en Netflix para ver con el sr. Esclavo -a.k.a. sr. Esposo- y me resigno a que estamos en pleno 2017. Bueno, al menos a fin de año hay temporada nueva de los X Files y el Episodio VIII de Star Wars, aunque Leia sea digital porque Carrie murió, y George, y David Bowie, y un montón más de gente, oh, por Crom, este paréntesis se ha vuelto insoportablemente largo) 

Como sea, he subido aún pocas fotos de mis monos pero son todos recientes y eso



 De lejos se ve bonito.... de lejos y con miopía.... por si las moscas, esta es la dirección https://www.instagram.com/collarcitosrv/
Rara vez contesto nada porque no sé muy bien cómo hacerlo, quizás vendan uno de esos libros "for Dummies" en cuanto a redes, quién sabe.

Y eso es todo, he leído poco ultimamente, tengo una visita pendiente con el oftamólogo y me obsesiona Steven Universe (que serie más hermosa por todos los cielos) y he dibujado bastante sobre ello, lo que es ideal para una entrada próxima, en tanto me den ganas de actualizar este antro.
Sayonara <3